Thalía triunfa en Filipinas

Los agentes de policía desaparecen de las congestionadas calles de la capital de Filipinas para verla cada noche, los funcionarios públicos corren a sus casas para llegar a tiempo, y hasta se informa que algunos maestros dan a sus alumnos mayor puntaje si conocen los últimos detalles.

Gran parte de los espectadores filipinos están ensartados en un programa de televisión, una telenovela mexicana sobre la melodramática vida de una bella y joven heroína llamada ‘Marimar’. La telenovela, doblada al filipino y presentada cada noche en episodios de 30 minutos, logró en un santiemén la mayor audiencia sólo después de cuatro meses del comienzo.

La popularidad de ‘Marimar’ destaca la creciente popularidad de las telenovelas latinoamericanas exportadas a Asia. En los últimos años, telenovelas producidas en México, Venezuela, Colombia y Argentina obtuvieron el seguimiento popular en países como Indonesia y Malasia, donde son dobladas a las lenguas locales.

Las telenovelas han sido la dieta televisiva básica en América Latina durante décadas. Las audiencias asiáticas se identifican profundamente con las historias convulsionadas de amor y traición, a menudo ubicadas en condiciones económicas y sociales similares a las asiáticas, a diferencia de los contextos europeos de la televisión cable.

Marimar

‘Marimar’, interpretada por la actriz y cantante de 25 años Thalía, es una muchacha pobre que se casa con Sergio, cuyos padres le hacen la vida imposible. Finalmente, se descubre que Marimar es hija de un terrateniente de la alta sociedad. Las telenovelas latinoamericanas no son particularmente profundas, ni se desarrollan en torno a argumentos únicos.

“La gente sabe cómo terminará, pero quieren ver el sufrimiento y el trinfo de la protagonista”, dijo Georgina Encanto, profesora de comunicación de masas. El crítico Conrad de Quiros señaló en un diario local que el éxito de las telenovelas latinoamericanas radica en que los actores y actrices son blancos, lo cual permite a los espectadores identificarse con personajes que no se les parecen pero viven sus mismos problemas.

“La fantasía profunda de los filipinos, hombres y mujeres, es ser un mestizo. Aparece en todas partes en la cultura popular”, en la cual las modelos y los actores de piel clara a menudo tienen asegurado el boleto a la fama. “Las novelas no sólo permiten a la población identificarse, también promueven la identificación con lo que no son. Es un viaje a la isla de la fantasía, y gratis”, explicó.

Thalia Marimar

Según el especialista, el éxito de ‘Marimar’ es otra prueba de que el corazón filipino está más cerca de América Latina que de Asia. Filipinas fue colonia española desde el siglo XVI hasta 1898. El tagalog, la lengua oficial, adoptó varias palabras, frases y expresiones en español, por lo cual el sabor de las telenovelas latinoamericanas es más fácil de aprehender para los filipinos.

Para muchas estaciones de televisión de Asia, comprar telenovelas a 2500 dólares el episodio es más barato que producirlas. El negocio fue aún mejor para el canal RPN 9, que transmite ‘Marimar’, ya que entró en un acuerdo de coproducción con la empresa productora de la serie, una compañía con sede en Nueva York llamada Protele. Bajo el acuerdo, el canal local paga los costos de doblaje, y Protele ayuda en la promoción de la serie.

Protele, uno de los mayores distribuidores de telenovelas, también vendió derechos a estaciones en China, Corea del Sur, Taiwan, Tailandia, Sri Lanka e India. Tony Carreon, quien dobla la voz de un personaje en ‘Marimar’, señaló que al menos las telenovelas latinoamericanas no están llenas de sexo y violencia, lugares comunes en los programas estadounidenses y europeos. Por otro lado, las locales “tienen demasiados gritos, cachetadas, llantos y puñaladas”.

Mientras, la manía ‘Marimar’ sigue avanzando. La prensa se extiende sobre la biografía de Miranda, incluyendo su signo zodiacal y el talle de su vestido, y crece el número de integrantes del club de admiradores de la actriz. El Canal 9 planifica traer a la actriz para que este año visite Filipinas y pueda seleccionar personalmente a los ganadores de un concurso de personas parecidas a ella y el protagonista masculino de ‘Marimar’, promovido en televisión.

CONTENIDO RELACIONADO

 
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •